CONSIDERACIONES PRACTICAS PARA LA CORRECTA IMPLEMENTACION DEL DESTETE PRECOZ

La práctica del destete precoz consiste en un destete brusco de los terneros. Estos son llevados juntos con sus madres al corral, allí quedan los terneros encerrados y las vacas vuelven al campo para ser manejadas como vientres secos recibiendo el tratamiento que en cada caso particular se les destine (servicio, engorde, venta, etc.).

La edad de los animales que serán sometidos a ésta técnica, es un factor importante a tener en cuenta antes de destetar. La edad mínima aconsejada de los terneros es de 60 días y lo ideal es que no tengan más de 90 días para asegurar un lote parejo que facilite un consumo uniforme del alimento balanceado. Si existieran diferencias de peso y tamaño superiores al 20 %, aunque tengan edad uniforme, lo conveniente es apartarlos por lote para tener un manejo eficiente.

Para conseguir los límites de edad mencionados anteriormente hay que separar los terneros por quincena por fecha de nacimiento, caravaneando o señalando de manera distinta, a medida que van naciendo, los terneros de cada quincena. De ésta manera se pueden destetar precozmente lotes de terneros nacidos en una misma quincena o mes asegurando la edad mínima de 60 días y un máximo de 75 a 90 días.

En casos que no se ha podido realizar ésta práctica de identificación o aparte por quincena, o cuando se decide hacer todo el destete precoz en una misma fecha, habrá que clasificar los animales en función al peso, teniendo cuidado que no haya más de 30 kg. de diferencia en el peso individual de los temeros del lote. También hay que respetar el peso mínimo de 60 kg. para asegurarse que ningún ternero tenga menos de 60 días. Para disminuir el estrés que ocasiona el destete y lograr un pronto consumo de la ración, es necesario realizar el destete a corral. Hay que tener los temeros dentro del corral por lo menos 5 días hasta un máximo de 15 a 20 días.

Estos días que pasan los terneros en el corral tienen como objetivo tranquilizarlos para que dejen de buscar a las madres, y además que en el menor tiempo posible comiencen a consumir la ración. Al ser el alimento balanceado la única fuente de alimentación en el corral, los terneros se ven obligados por el hambre a un pronto consumo. Si no se realiza ésta etapa en el corral, se corre el riesgo que los terneros más tímidos no se acerquen a los comederos, no coman el alimento que suplanta a la leche materna, y se "AGUACHEN" porque el consumo de pasto no va a alcanzar para cubrir sus requerimientos.

Los corrales donde se alojarán los temeros para aprender a consumir la ración no deben ser demasiado grandes para evitar que los animales caminen mucho o queden muy alejados de los comederos. Lo aconsejable es disponer de una superficie de 10 metros cuadrados por animal. No se deben utilizar superficies menores a los dos metros cuadrados o superiores a los 30 metros cuadrados. Deben tener agua disponible permanentemente. Es conveniente contar con sombra para reducir el estrés de los terneros que en forma natural en el campo disfrutan de la sombra que proyecta su madre.

El corral debe disponer de comederos en cantidad suficiente, calculándose 30 cm. por animal o tres terneros por metro lineal. Sí los comederos permiten acceso de ambos lados son necesarios 40 cm. por animal por lado o sea 5 terneros por metro de comedero. Es preferible que en la etapa de corral sobre comedero para facilitar con ello el acceso de los más tímidos. Los comederos deben ubicarse en línea recta de a tramos largos pero no superiores a los 50 mt. Si es necesario colocar tramos paralelos, es importante que los mismos estén separados por lo menos 10 metros unos de otro, para permitir la circulación de los terneros y poder visualizar mejor cuales comen y cuales no.

Hay que evitar instalar los comederos contra el alambrado perimetral, deben estar separados en el centro del corral para que los animales no se metan adentro y lo rompan y ensucien cuando costean el alambrado los primeros días.

El primer día del destete hay que dejar que los terneros se tranquilicen en el corral y alejar a las madres para no incitar el balerío. Este primer día se les da solamente agua, pero si los terneros están tranquilos o muy hambrientos, se les puede ofrecer 500 gramos por animal de fardo o rollo, desmenuzado sobre los comederos.

A partir del segundo día se comienza a suministrar el alimento balanceado,(destete precoz-iniciador Don Roque. Lo ideal es colocar dos veces por día en los comederos unos 500 gramos de fardo y sobre el heno colocar unos 100 gr. de alimento.

Se debe totalizar una oferta de 1 kg. de pasto y 200 gramos de alimento en éste segundo día de corral. Hay que prestar atención que el único acceso a alimento y fardo de los animales sea en el comedero. Es decir que un ternero no pueda saciar su hambre comiendo pasto del corral, evitando acercarse al comedero a tomar la ración.

Si bien lo ideal es ofrecer 700 gramos a 1 kg. de heno por día, de ser éste escaso se puede reducir a un mínimo de 300 gramos diarios por ternero. Es importante no excederse en el nivel de heno por encima de 1 kg. diario, para evitar saciarlos con fardo y que no consuman la siguiente ración de alimento. Si los terneros no han consumido todo el heno ofrecido entre una y otra comida, habrá que reducir la cantidad que se agrega para que mantengan cierto nivel de hambre que asegure un pronto consumo del alimento. El heno debe ser de la mejor calidad posible, si es de alfalfa mejor. Con una provisión de 10 a 12 kg. por ternero es suficiente para cubrir el consumo del destete precoz, ya que solo se suministra heno durante la etapa de corral.

El tercer día hay que aumentar el alimento a 400 gramos por animal en dos comidas de 200 gramos, manteniendo el nivel de heno. Para los días siguientes se debe continuar aumentando el nivel de alimento ofrecido en 200 gramos más por día hasta un máximo de 1,5 kilogramos, por lo menos hasta los treinta días de iniciado el destete. Se debe llegar, como mínimo, a un consumo de 800 gramos por día y por ternero de alimento balanceado, antes de sacar a los terneros del corral al potrero donde se los continuará racionando.

Es importante que todos los animales coman la ración antes de ser largados al potrero para evitar problemas de aguachamiento.. Si se observan terneros que no consumen la ración, conviene que sigan encerrados. Los terneros deberán continuar con un consumo diario de balanceado equivalente al 1,2 a 1,5 % del peso vivo. Lo ideal es mantenerlo repartido en dos comidas diarias. De no poderse llevar a la práctica ésto, no hay problema de que a la semana de estar en el potrero se suministre toda la ración en una sola vez. Luego que los terneros pasaron al potrero se puede suspender la suplementación con heno, ya que levantarán la fibra directamente del campo.

Con respecto a la calidad del potrero, hay que tener en cuenta que el alimento balanceado solo está destinado a cubrir los aportes de la leche materna. Un ternero consume entre el 2,5 y el 3% de su peso vivo en materia seca (MS) por día. Por lo cual el 1,5 a 2% restante de MS tendrá que levantarlo de la pastura que se le ofrece. Por eso es muy importante contar con un potrero reservado que disponga de la mejor calidad de pasto, es decir alta digestibilidad con adecuado porcentaje de MS y nivel energético. De no contar con buena calidad forrajera en el campo, será necesario elevar los niveles de suplementación de alimento balanceado para mantener el ritmo de crecimiento de los terneros y/o mantener la suplementación con heno de alfalfa.

Este primer potrero no debe ser muy grande, para evitar que los temeros caminen mucho, de ésta manera también se asegura que todos se acerquen a los comederos en el momento de entregar la ración. Es aconsejable entonces trabajar con alta carga en una pequeña superficie, siempre que la disponibilidad y calidad del forraje lo permitan. Si algunos terneros no se acercan voluntariamente a los comederos y quedan en el potrero, es necesario arrearlos hasta los comederos, antes de repartir la ración. El manejo sanitario es similar al que se aplica a terneros de destete convencional. La diferencia es que hay una mayor concentración que consecuentemente aumenta el hacinamiento. Esto trae aparejado la aparición de enfermedades características de las explotaciones intensivas. Son comunes las enfermedades infecciosas y parasitarias, por lo tanto es recomendable realizar un plan de desparasitaciones más estricto que el que se lleva a cabo en la cría extensiva. También es recomendable evitar trabajos de descome., castración u otro movimiento estresante en los primeros 45 días de comenzado el destete precoz.

PLAN DE ALIMENTACIÓN

El plan de alimentación del destete precoz comienza a los 60 días de edad, cuando el ternero es separado de la madre y comienza a recibir suplementación.

En los primeros 30 días, deben recibir alimento balanceado especialmente formulado para el alto nivel de estrés y requerimientos de un ternero que es separado de la madre a una temprana edad.

El alimento fabricado por Don Roque S.A., identificado como DESTETE PRECOZ - INICIADOR, está formulado para suplantar la abrupta falta de leche y apoyar con pequeños niveles de consumo la iniciación y establecimiento de la rumia. Contiene en su composición preparada especialmente para lograr la máxima eficiencia en ésta práctica, 19 % de proteína de alta digestibilidad y un 70% de TND (Total de Nutrientes Digestibles) para proveer energía de rápida disponibilidad. Además su formulación contiene antibióticos específicos en dosis adecuadas para reducir el estrés y saborizantes para estimular su consumo. Este producto es el indicado para la alimentación del ternero hasta que éste llegue a los 90 kg. de peso vivo. En el caso de utilizar el Sistema Ruter de crianza de terneros de tambo o de destete hiperprecoz en cría, éste producto fue formulado por el mismo equipo de nutricionistas que formularon el RUTER, lo que le asegura un armónico y rápido pasaje del Ruter a la suplementación a campo con el INICIADOR Don Roque.

Luego de los primeros 30 días de suplementación, a partir de los 90 días de edad el plan de alimentación continúa con la suplementación con un alimento de un menor nivel de proteína (17%).

Para ésta etapa Don Roque S.A. fabrica "Recría al 17% de proteína" en cuya formulación se incorpora una dosis de ionósforo adecuada para maximizar las ganancias de peso. Los terneros deben continuar con el racionamiento hasta llegar a los 120 a 130 kg. de peso.

A partir de éste peso se puede discontinuar o reducir la suplementación de los terneros siempre y cuando se les pueda ofrecer una buena calidad de forraje, preferentemente pasturas consociadas, que les permitan, ya como rumiantes, mantener buenos niveles de ganancia de peso.

El alimento recomendado para ésta etapa es Recría al 15 % de proteína. Don Roque S.A. fabrica éste producto indicado para todos los bovinos en recría. No se recomienda su uso en terneros de menos de 90 kg. proveniente de sistemas tradicionales de crianza porque no llega a balancear los requerimientos en proteínas pasantes en terneros menores a los indicados.

Las características del ternero sometido a éste manejo no difieren de uno criado al pie de la madre, si se respetan las pautas establecidas de alimentación, manejo y sanidad adecuadas para ésta práctica.

La experiencia ha demostrado que gran parte del éxito de éste programa radica en trabajar en forma concíente, respetando pautas de manejo y alimentación sencillas puestas en práctica por un peón observador, tranquilo y responsable, que debe actuar con pleno conocimiento de las tareas que realiza.